La Huerta del Obispo ha recibido desde el 20 de julio a más de 4.500 espectadores para disfrutar de la programación de Alcine de Verano, que puso fin a sus proyecciones ayer con la película “Selfie”. El Ayuntamiento de Alcalá de Henares no ha querido renunciar este año a este exitoso programa cultural, que se ha adaptado para guardar todas las medidas de seguridad decretadas con motivo de la alerta sanitaria.

Las sesiones se han celebrado lunes, martes y miércoles, al aire libre, a partir de las 22:00 horas, con reserva previa online o a través de la taquilla del Centro de Interpretación del Burgo de Santiuste, y con asientos preasignados. Los lunes han estado dedicados a “Un año de película”, los martes se han reservado a “Los nuevos clásicos”, y los miércoles se han proyectado “Comedias españolas”.

“Parásitos”, “Fargo” y “Superlópez” encabezan las películas que más público recibió. Los alcalaínos han podido disfrutar también de filmes como “El hoyo”, “Green Book”, “4 Latas”, “Thelma y Louise” o “Lo dejo cuando quiera”.

Las inclemencias meteorológicas obligaron a suspender las sesiones de “Seven” del 11 de agosto y “Los Miserables” del 10 de agosto. Esta última abrirá la primera sesión de Cine Club, que se prevé que comience a finales de septiembre.

Alcalá de Henares cuenta con una larga tradición de cines de verano. En la segunda mitad del siglo pasado albergó terrazas de verano con pantallas en diferentes barrios de la ciudad: el Alegría (1962, en la Calle Cánovas del Castillo); el Olimpia (1965, Calle Pintor Picasso); el Alcalá (1965, que posteriormente se convertiría en sala cerrada, en la Calle Santa Úrsula); el Real (1966, Avda. de Guadalajara); el Zulema (1968, Calle Cárcel Vieja)… La lista fue creciendo con otros espacios como el Cine Ferraz (Calle Ferraz) o Los Olivos, junto a la Puerta de Madrid.

Todos estos cines de verano desaparecieron hace años, si bien el Ayuntamiento de Alcalá de Henares retomó la idea para llegar hasta el actual ciclo Alcine de Verano, actividad que se ha venido desarrollando por diferentes barrios, y que este año, debido a las circunstancias sanitarias, se ha celebrado en un único espacio, la Huerta del Obispo, con aforo reducido y siguiendo todas las medidas higiénico-sanitarias para prevenir contagios por covid-19.